Soy una panameña enamorada del pastel… Para mí nada supera la sensación de pintar directamente con pigmento puro de color. Los colores vivaces, la forma como el pastel refleja la luz y la posibilidad de recrear cualquier textura en pastel es lo que me mantiene fiel a la causa. Por 11 años de mi vida he sido ciento por ciento pastelista y soy fundamentalmente autodidacta. Creo que la posibilidad de crear a través del arte es un regalo de Dios que no es solo para el artista, y por eso hay que ponerlo al servicio de los demás también. En mi obra hay una sola regla: que tenga propósito. Y para mí ese propósito es que mis pinturas hablen de alegría, de la belleza del ser, de redención, de lucha y superación, y sobre todo del amor que lo conquista todo y da pleno sentido a nuestra existencia.

es_ESEspañol
en_USEnglish es_ESEspañol