julio 2, 2018

Fijar o no fijar?

En el mundo del arte en pastel esta pregunta es recurrente… debo fijar o no mi pintura cuando termino? Existen fijadores comerciales en spray especiales para pastel, que hacen que las partículas de pastel se inmovilicen para que no se desplacen. Esto es muy deseable en especial cuando el pastel ya está enmarcado, porque no queremos que las partículas se muevan y se caigan por dentro del vidrio. Si esto pasa, la luz causará una pequeña sombra sobre la pintura que con el paso del tiempo se les hará insoportable a la vista, por pequeña que sea, créanme… y la única forma de corregir eso es desenmarcar la pintura, limpiar el vidrio, y volver a enmarcar. Y nadie quiere eso!

En mi experiencia, el problema con estos sprays es que oscurecen la pintura o cambian un poco los colores, o peor, si el difuminador del spray no es realmente fino, al rociar el spray pueden quedar marcas de gotas de spray visibles sobre la pintura. La idea es que el fijador rocíe una fina película o capa de producto, pero a veces no es eso lo que se obtiene, ya sea por desperfectos en el rociador o por mal uso, por ejemplo, acercar demasiado el rociador al papel. Pero digamos que se supera el tema de las gotitas de fijador. Para mí el problema sigue siendo el oscurecimiento de la pintura o el cambio de color.

Por eso para mí la respuesta a “fijar o no fijar” es “no fijar”. Es mi preferencia personal, pero muchos pastelistas sí fijan sus pasteles.

Yo no tengo necesidad del fijador porque pinto sobre papel de lija, que agarra muy bien el pastel, y al terminar de pintar, cualquier excedente, lo quito a base de golpear el borde de mi soporte contra una superficie dura (el piso o una mesa), por los 4 lados, para que todo lo que esté suelto se caiga. Mi soporte es rígido, yo pego el papel de lija sobre gatorfoam antes de comenzar a trabajar, el gatorfoam es un soporte muy liviano pero a la vez muy duro. Después de hacer que todo el pastel excedente se caiga de la pintura, cubro la pintura con Duralar (similar al acetato) para protegerlo en su camino al enmarcado. Después que se enmarca la pintura, nada se mueve. La clave es el papel de lija y los golpes! Nunca falla…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

es_ESEspañol
en_USEnglish es_ESEspañol